REGULACION DE LA ACTIVIDAD
ECONOMICA
La regulación económica en nuestro país esta muy relacionada, por obvias razones de dependencia económica, con la de nuestro vecino país del norte los Estados Unidos de Norteamérica quienes desde hace mas de un siglo realizan practicas regulatorias del mercado.
La primera regulación federal que se aplicó al transporte fue la Interstate Commerce Commission (ICC) en 1887 y fue creada para evitar guerras de precios y garantizar servicios a pueblos pequeños, como para controlar los monopolios. En 1913 se regulo a los bancos, 1920 la energía eléctrica y en los años treinta a las comunicaciones, el mercado de valores, el trabajo, el transporte terrestre y el aéreo.
La regulación económica (r.e.) comprende el control de precios, de condiciones de entrada y salida y de estándares de servicio y tiene mayor importancia en las industrias que constituyen monopolios naturales como la regulación de los servicios públicos (Electricidad, gas natural, agua) y telecomunicaciones. La industria farmacéutica, los bancos, compañías de seguros han sido reguladas, y fuertemente, con lo que pueden y no hacer.
¿Por qué regular una industria?
La primera es para limitar los abusos de poder de mercado de monopolios u oligopolios. Una segunda razón es para remediar las fallas de información, que los consumidores cuenten con información adecuada. Y una tercera es para corregir externalidades, como la contaminación y que pertenece a la regulación social.
Restringir el poder de mercado
El estado regula porque un monopolista natural goza de una gran ventaja de costo sobre sus competidores potenciales y frente a una demanda inelástica con respecto al precio, puede elevar sus precios repentinamente, y así obtener enormes ganancias y crear una importante ineficiencia económica. Por ejemplo el suministro de distribución y drenaje de agua, resultaría costoso e inoperante que diferentes empresas hicieran lo mismo, de ahí el monopolio natural, bajo una regulación económica una agencia gubernamental proporcionaría una franquicia a una empresa en una región particular, el gobierno revisaría y aprobaría los precios y otros términos que la empresa luego presentaría a sus clientes.
En épocas anteriores la regulación se justificaba bajo el dudoso argumento de que se le necesitaba para evitar una competencia a muerte o destructiva. Actualmente, los economistas tienen poca simpatía por esta perspectiva. Después de todo, la competencia con eficiencia creciente y menores precios ese exactamente lo que un sistema eficiente de mercado debería producir.
Subsanar fallas de información
Existen mercados en donde los procedimientos para probar sus productos es caro y científicamente complejo como lo es el mercado farmacéutico por lo que el gobierno regula los medicamentos y permite la venta solo de aquellos que han demostrado ser “seguros y eficaces” además prohíbe la publicidad falsa o desorientadora. En ambos casos trata de corregir la falla de mercado que no proporciona información eficiente por su cuenta.
Otro sector regulado fuertemente es la banca y los mercados financieros ya que estos manejan la inversión privada, que puede ser el ahorro o el mismo patrimonio de miles de familias o inclusive los fondos de retiro gubernamentales y grandes remesas de capital público y privado. Ocasionalmente, en particular en tiempos de frenesí especulativo, las empresas tienden a romper (o rompen) las reglas, situación que se presento a gran escala afínales de los años noventa y principios del siglo XXI.
Johon McMillan, de Stanford, y su analogía de la economía y los deportes en donde de manera semejante, las regulaciones gubernamentales, junto con un fuerte sistema legal, son necesarias en una economía moderna para garantizar que los competidores demasiado pujantes monopolicen, contaminen, defrauden, engañen o abusen de alguna otra manera de trabajadores y consumidores.
Ley Antimonopolio y Economía
El objetivo de las políticas antimonopólicas es proporcionar a los consumidores los beneficios económicos de una competencia vigorosa. Las leyes antimonopolio atacan los abusos anticompetitivos de dos maneras diferentes; Primero, prohíben cierto tipo de conducta de negocio, como la fijación de precios. Segundo, limitan ciertas estructuras de mercado, como los monopolios, que se considera que probablemente limitarían el comercio y abusarían de su poder económico de otras maneras. En USA el marco regulatorio esta determinado por unos cuantos estatutos legislativos clave y por decisiones de la corte de mas de un siglo de antigüedad, las cuales son;
Ley Sherman antimonopolio (1890, modificada)
Ley Clayton antimonopolio (1914, modificada)
Ley de la Federal Trade Commission (1914, modificada)
En México contamos con la Ley Federal de Competencia Económica, que continuamente presenta propuestas de reforma.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — La propuesta de reforma a la Ley Federal de Competencia Económica que discute el Congreso mejorará el ambiente entre las empresas y dará incentivos a los posibles agentes monopólicos para mejorar sus prácticas, afirman analistas.
"La ley va a servir para mejorar el ambiente de competencia, pero no va a eliminar las prácticas anticompetitivas por completo, sino dará incentivos para "portarse" mejor", afirma Alberto Mansur, abogado especialista en temas de competencia económica.
Actualmente la Ley establece multas por entre 1.5 millones de salarios mínimos a quienes realicen prácticas absolutas, y 900,000 salarios mínimos por prácticas relativas.
"Si el nivel de la multa no es alto estos agentes lo meten en su estudio de negocio y solventan la multa", según Gustavo de la Garza, presidente de Marcatel.
La reforma que debate el legislativo, cuyo periodo de sesiones concluye el próximo viernes, busca incrementar el nivel de las multas a entre 8 y 10% de los ingresos o ventas totales de las empresas que realicen prácticas monopólicas.
"Actualmente, para una empresa como Telmex (la Ley de Competencia Económica) no le hace ni cosquillas. (Con la nueva propuesta) con multas de entre 8 y 10% de sus ingresos o ventas netas, se puede traducir a un porcentaje importante de su situación financiera", dijo Mansur.
Como ejemplo, Telmex pagaría cerca de 1,000 millones de pesos por prácticas monopólicas absolutas y 952 millones de pesos por prácticas relativas de los 119,100 millones de pesos que reportó de ingresos en el 2009.
México es una de las economías con mayores rezagos en competencia económica. De acuerdo al último Reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, México se ubica en la posición 116 de 133 países en términos del nivel de dominancia de mercado observada en ciertas industrias de la economía y en la posición 89 de acuerdo a la efectividad de su política antimonopolio
Asuntos básicos del antimonopolio: conducta y estructura
Mientras que las Leyes antimonopólicas básicas son sencillas, en la práctica no es fácil decidir como aplicarlas a situaciones específicas de estructura o conducta de mercado. La ley actual ha evolucionado a través de una interacción de la teoría económica y la jurisprudencia.
Un aspecto clave que surge en muchos casos es: ¿Cuál es el mercado relevante? Por ejemplo, ¿Cuál es la industria telefónica?, ¿Incluye a todas las industrias de información, o solamente a las telecomunicaciones cableadas, o a los teléfonos alámbricos, o a los celulares o solamente a las incluidas en una determinada área o región? En Estados Unidos se ha definido el mercado como incluyente de productos que constituyen sustitutos razonablemente cercanos. Ejemplo: si el precio de servicio telefónico de línea terrestre se eleva y la gente se cambia al servicio de telefonía celular en números importantes, entonces se consideraría que ambos productos están en la misma línea. Si por el contrario, pocas personas compran más periódicos cuando el precio del servicio telefónico se eleva, entonces los periódicos no están en el mercado telefónico
Conducta ilegal
Hay conductas que son ilegales per se, esto es, simplemente no existe excusa alguna que pueda justificar esta acción. No se pueden defender ocultándose bajo el manto protector de un objetivo plausible (como la calidad del producto) o circunstancias atenuantes (como utilidades reducidas).
La practica mas importante de conducta ilegal per se son los acuerdos entre competidores para fijar precios y aún los críticos mas severos de las políticas antimonopolio no pueden encontrar ningún punto a favor de la fijación de precios. Dos prácticas son ilegales en todos los casos:
  • Bid Rigging (o licitación fraudulenta), en la que distintas empresas acuerdan fijar sus posturas de tal manera que una empresa gane la subasta, generalmente a un precio inflado, lo cual es siempre ilegal, (pero practica común).
  • Esquemas de asignación de mercado, los competidores se dividen los mercados por territorios o por clientes, que son anticompetitivos y, por tanto, ilegales.
Muchas otras prácticas son menos definidas y requieren alguna consideración de las circunstancias particulares.
  • Discriminación de precios, situación en la que una misma empresa vende un mismo producto a distintos clientes a precios diferentes, impopular pero no ilegal. Para ser ilegal la discriminación no debe basarse en distintos costos de producción y debe dañar la competencia.
  • Contratos vinculantes, en los que una empresa vende un producto X si compra un producto Y, sería ilegal solamente si la empresa tiene un gran poder de mercado.
  • Precios ruinosamente bajos, esto en si no es ilegal si es debido a su gran eficiencia por parte de la empresa, a menos que hiciera otra cosa ilegal.
La práctica de estos supuestos se refiere en sí a la conducta de la empresa, no a la estructura de la industria en la que tienen lugar los actos.
Estructura: ¿lo grande es malo?
Los casos más visible de antimonopolio se refieren a la estructura de la industria y no a la conducta de las empresas y eran intentos por desintegrar o limitar la conducta de las empresas dominantes.
Es el caso de AT&T en el mercado de las telecomunicaciones, era un proveedor integrado vertical y horizontalmente ya que había monopolizado los servicio de larga distancia a través de medios anticompetitivos, tales como evitar que MCI y otros portadores conectaran a los mercados locales, y que había monopolizados el mercado de equipo de telecomunicaciones rehusándose a comprar equipos a proveedores distintos a sus filiales de Bell System.
Ante esta situación la empresa se acoge a un “decreto de conformidad” en donde las empresas son separada y reagrupadas en diferentes denominaciones permitiendo la entrada de diferentes proveedores de servicio, dándose por consecuencia una verdadera competencia que desarrollo nuevas tecnologías quedando como una lección clara que los monopolios no son necesarios para un cambio tecnológico rápido.
Otro caso de importante de regulación antimonopolio en los últimos tiempos fue el caso del gigante del software; Microsoft, el gobierno alegaba que “Microsoft participaba en un amplio patrón de conductas ilegales con el objetivo y efecto de bloquear amenazas emergentes a su poderoso y bien enraizado monopolio de sistema operativo”. En sus “descubrimientos de hecho”, el Juez Jackson declaró que Microsoft era un monopolio que había controlado mas del 90% de la participación de mercado de los sistemas operativos para PC desde 1990 y que Microsoft había abusado de su poder de mercado y había provocado “daños al consumidor distorsionando la competencia”. Encontró que “Microsoft conservaba su poder monopólico por medios anticompetitivos, intentaba monopolizar el mercado de buscadores de la Red, y violaba la Ley Sherman al relacionar ilegalmente sus buscadores de red con su sistema operativo”.
El Departamento de Justicia propuso la separación de Microsoft en dos empresas independientes, una empresa (WinCo) sería propietaria de Windows de Microsoft y de otros negocios de sistemas operativos, y otra (AppCo) sería propietaria de las aplicaciones y de otros negocios.
Pero luego el caso tomó un giro extraño cuando resultó que el Juez Jackson había estado manteniendo discusiones cercanas con los periodistas, incluso mientras intentaba probar el caso. Se le censuró por su conducta poco ética y se le retiro del caso. El caso culminó sin que Microsoft fuera fragmentada y se le dieron ciertos remedios “conductuales” que limitaron la conducta de Microsoft con medidas tales como la prohibición de contratos vinculantes y precios discriminatorios así como garantizando la interoperabilidad del programa de Windows con otros no Windows, el caso se cerro en noviembre de 2002 dejando a Microsoft intacto, pero bajo la supervisión cercana del gobierno y de los tribunales.
Conclusiones. Leyes antimonopolio y eficiencia.
Las opiniones acerca de la regulación y del antimonopolio han variado enormemente la tendencia ahora es a mejorar le eficiencia económica y no a combatir a los negocios sencillamente porque son grandes y rentables, tres son las razones a saber:
Primero, los economistas encontraron que las industrias concentradas tienen un desempeño sobresaliente, tienen una participación de mercado considerable, pero también han sido sumamente innovadoras y comercialmente exitosas.
Segundo, la opinión de los economistas basada en la observación, muchos economistas creen que mientras la colusión está estrictamente prohibida, se producirá una intensa rivalidad entre los mercados oligopólicos, entonces el único propósito valido de las leyes antimonopolio debería ser sustituir las leyes existentes por una sola prohibición por acuerdos -explícitos o tácitos- que restrinjan la competencia de manera irracional.
Tercero, una razón para detener el activismo antimonopolio es la competencia que viene por las importaciones. A medida que más empresas extranjeras quieran afianzar un cierto mercado competirán más vigorosamente por la participación de mercado y con frecuencia afectan los patrones de venta y las practicas de fijación de precios. Ejemplo claro de esto es cuando las marcas Japonesas de automóviles irrumpen en el mercado de América, se acabó la coexistencia de los tres grandes productores estadounidenses de automóviles. Muchos economistas creen que la amenaza de la competencia extranjera es una herramienta mucho más poderosa que las leyes antimonopolio para imponer disciplina en el mercado.