La historia universal se ha visto plagada de procesos, revoluciones, triunfos, todos ellos ligados a una finalidad suprema que beneficie al sector que promulgó su iniciación. Estas actuaciones antes de ser ejecutadas, fueron primero ideadas en base a principios, para así justificar de una manera certera, que la finalidad a luchar, iba a ser aceptada por la sociedad. Este conjunto de pautas se estudiar por una rama conocida como la Axiología.

La axiología es entendida
Como la ramificación de la filosofía, que busca estudiar la naturaleza y el desarrollo de los valores, tanto positivos como negativos, contenidos en toda disciplina. Mas específicamente se puede definir a la axiología jurídica como la rama de la filosofía del Derecho que se encarga de estudiar los principios y valores, entendidos como ideales que, solo en el Derecho, encuentran su ámbito de existencia y desarrollo, entre estos valores, los mas importantes a lo largo de la historia han sido: la justicia, la libertad y la igualdad.

La justicia es el objeto mismo del Derecho, es el valor jurídico por experiencia, ya que integra principios tales como la igualdad, armonía, proporcionalidad y los fusiona. Este valor supone el trato igualitario a las personas de una misma categoría, atendiendo a cuestiones como sus meritos, obras, contribuciones y necesidades dentro de una sociedad determinada. Sin embargo, la justicia va más allá, ya que la concepción anteriormente mencionada, sufre de desavenencias, porque paradójicamente, categoriza a los sujetos, naciendo así las semillas de su antitesis, la injusticia. Por lo que es necesario que las relaciones entre particulares deban corresponder a un interés general, es decir el bien común, que se desarrollará posteriormente.

Existen diversas clases de justicia, cada una atendiendo a las circunstancias en las que se encuentra el individuo en relación con los demás. En primer lugar se puede mencionar la justicia conmutativa o contractual que regula las relaciones de persona a persona, considerándolas iguales según los bienes que poseen con exclusión de los demás, es decir iguala a las personas según los acuerdos que ejecute. Asimismo existe la justicia distributiva, que tiene por fin último la distribución de los derechos y obligaciones de manera proporcional según el lugar que ocupe la persona en la sociedad. Por ultimo cabe mencionar la justicia social o legal, que supone la realización del bienestar colectivo, es decir, impone legalmente a la población, cooperar al progreso de la sociedad, ya que la persona debe concebir su bien propio en unión y dependencia del bien común.
Los movimientos ideológicos derivados del principio de la justicia, o que toman este como base son diversos, sin embargo, el mas importante en la actualidad es la socialdemocracia, ideología que fusiona tanto el principio del bien común con la justicia social para crear reformas que mitiguen los problemas e injusticias propias del sistema capitalista, con la finalidad de humanizarlo, sin destruirlo, contrario así al socialismo y comunismo. Entre las reformas a implementar incluyen: la regulación estatal y la creación de programas y organizaciones patrocinados por el Estado, denominado de Bienestar, participación ciudadana, a la protección del medio ambiente y la integración de minorías sociales en las democracias modernas. Su máximo representante es: Edward Bernstein.

Otro principio de igual importancia es la libertad, ya que establece en el individuo como ser racional, el actuar o no actuar, en base a su voluntad, puestas previamente las condiciones para la acción. Es decir, la facultad que tiene cada persona de elegir los medios mas pertinentes para así alcanzar su perfeccionamiento, de superarse a si mismo en cada acto, sin obstáculos de ningún tipo. Sin embargo, la libertad se ve sujeta a condiciones propias del ser humano tales como su tendencia innata a la sociabilidad, obrando bajo su instinto de conservación, ya que el ser humano necesita de otros para sobrevivir. Por lo que esta libertad se torna relativa y es el Derecho quien pone los frenos y contrapesos para que esta libertad no se torne en libertinaje.

Hay tantas variantes de libertad como pensadores en la historia, por lo que será necesario mencionar solamente las más notables en el ordenamiento jurídico y en la filosofía en general. En el campo filosófico generalmente la libertad es distinguida entre física y moral. La libertad física es equivalente al libre albedrío, es decir, la facultad de hacer o no hacer algo, bueno o malo, licito o ilícito; la libertad moral, en cambio, integra a su concepto la racionalidad, por lo que consiste en escoger entre los varios medios aquel mas adecuado para alcanzar el bien del hombre, es decir, va ligada a una finalidad especial. En el ámbito jurídico, esta última categoría es la utilizada, porque el derecho es producto de la capacidad racional del hombre, no del mero actuar sin pensar.

Partiendo del concepto de libertad moral, que va sujeta a la consecución de un fin, se podrá mencionar la segunda clasificación de este principio. El conjunto de variantes se encuentran garantizadas en el ordenamiento jurídico, mas específicamente en la Constitución como instrumento regulador de la vida humana, en sociedad y la organización del Estado. Ellas son: la libertad de locomoción, de opinión, de conciencia, de culto, de empresa, de enseñanza, de asociación, de reunión y laboral, entre muchas otras. Cabe mencionar que estas variantes irán cambiando de Estado a Estado, en base a su sistema político, cultura e ideología especifica.

En cuanto a las ideologías derivadas de este principio se puede mencionar al liberalismo y el neoliberalismo, que surgen de corrientes iusnaturalistas, ambas de trascendencia eminentemente económica y que encuentran en la democracia parlamentaria y en el gobierno representativo, su mayor ambiente de acción. El neoliberalismo por su parte, se asienta en la libertad de mercado y la no intervención estatal en el mismo, para así fortalecer la competencia entre empresas, ya que tienen la creencia que el mercado al ser libre, determinará que será lo mejor para la sociedad, sin la necesidad de las trabas tanto jurídicas como gubernamentales, reforzando así un culto al sistema económico capitalista. Entre sus máximos exponentes se pueden mencionar a Ludwig Von Misses, Carl Menger y Frederick Hayek.

Por otra parte, cabe mencionar que el liberalismo se enfoca mas en reiterar la necesidad de otorgar libertades civiles al individuo como la propiedad privada, de culto, las cuales encuentran sus límites en la libertad de los demás, evitando así la intromisión del Estado en la vida privada. Además, poseen una visión antropocentrista, estipulando al hombre como el centro del estudio. Sus máximos exponentes son: Locke, Montesquieu, Smith, Friedman, Tocqueville, Ortega y Gasset, entre otros.
La igualdad es el principio y derecho constitucional que consiste en la facultad que posee cada individuo de que se le trate en las mismas condiciones que a las demás que se encuentren en similar situación. Es decir, es la ausencia total de segregación entre los seres humanos, en cuanto a sus derechos, su raza, su religión, su género y su clase social.

El fundamento de este principio es la creencia en que todos los hombres son esencialmente iguales en el ordenamiento humano, que aunque posean caracteres diferenciales, estos no alteran su condición como tal.
Entre las variantes a este principio se pueden mencionar la igualdad ante la ley, que es un principio fundamental de un sistema democrático, la igualdad de oportunidades, que supone la equivalencia de posibilidades para acceder al bienestar social; la igualdad social que es la situación que garantiza a la población la igualdad de derechos, en esta rama se pueden mencionar varios tipos de igualdad determinados por la nacionalidad, de genero, ante la justicia, ante las cargas publicas y puestos administrativos, entre otros.

El socialismo es la ideología política más relacionada con el concepto de igualdad, ya que toma a este principio como base para desarrollar sus objetivos como: la socialización de los medios de producción, para evitar el poder capitalista de la clase dominante, el control administrativo colectivista que puede recaer en una democracia o una dictadura, sus máximos representantes son Karl Marx, Engels, Saint- Simon. Es necesario recalcar que esta ideología postula que la sociedad debe organizarse en beneficio de todos, en lugar de un beneficio sectorial.
Es necesario mencionar que ideologías liberalistas también toman como base la igualdad, para darle validez a sus postulados, enfocada esta fundamentalmente en la igualdad ante la ley y para el Estado, postulando un Estado de Derecho con un marco mínimo de legislación, para que así siga imperando el individualismo desmedido.
Como una ideología intermedia entre los extremos promulgados por los principios anteriores, de puede mencionar al bien común, entendido este como la serie de condiciones que permiten a los individuos asociarse para así alcanzar un desarrollo pleno y establecer un orden justo que facilite a la sociedad alcanzar su fin trascendental. Se le considera intermedio ya que integra tanto a la justicia, como a la libertad e igualdad, fusionándolos con la seguridad, el orden, vivienda, salud; obligando así al Estado a observar sus postulados y encuadrando las normas jurídicas a la realidad de las circunstancias por las cuales vela este principio. Sus máximos exponentes son: Jacques Maritain, Santo Tomas de Aquino. Algunas de las corrientes políticas que han tomado a este principio son el social cristianismo, a su vez también han sido utilizados por el socialismo y la socialdemocracia.

Asimismo, se puede mencionar una corriente filosófica liderada por el estadounidense John Rawls, llamada la justicia como equidad. Esta ideología postula que cada hombre debe tener un derecho igual al diseño más extenso de libertades básicas compatible con el diseño de libertades de los demás, además pregona que las desigualdades sociales y económicas deben de resolverse de modo tal que: trasciendan en el mayor beneficio de los miembros menos aventajados de la sociedad y que los cargos y puestos deben de estar abiertos para todos bajo condiciones de igualdad de oportunidades.
Esto supone una fusión de los tres principios en uno solo. Sin embargo, esta teoría ha sido utilizada por corrientes eminentemente liberalistas.

Los principios de libertad, igualdad y justicia, al igual que muchos otros, se ven desarrollados en una Constitución en sus diversas dimensiones. En la etapa axiológica, como su nombre bien lo dice, se establecen las pautas ideales, el querer ser, el ámbito ideal en el cual se debe de crear el ámbito normativo, en una palabra, la aspiración que se plasma principalmente en el preámbulo de la Carta Magna, que vendrá a influir la actividad del jurista, del legislador, al momento de crear la normativa constitucional, el deber ser, atendiendo no solo a los principios mencionados, sino que estos se conformen a los derechos individuales, sociales y a organización y funcionamiento del Estado como tal, es decir, que se adapten a la realidad en la cual se desarrolla toda la acción política del proceso de constitucionalización. Finalmente en la dimensión fáctica, el ser real, a pesar que los principios ya se encuentran plasmados en normas de carácter supremo, imperativo, y fundamental, para que logren trascender y volverse plenamente aplicables, se requiere de la legitimación, es decir, del respeto y practica en la vida social, reflejados en hechos y actos que tiendan al cumplimiento de las garantías, derechos y obligaciones plasmados en la Constitución transformados en valores.

En la actual Constitución Política de la Republica de Guatemala se puede observar la convergencia de estos tres principios a lo largo de su extensión textual, principalmente en el preámbulo y en los artículos concernientes a los deberes del Estado (arto. 2). La justicia y su variante, la justicia social se ve plasmada principalmente en materias tales como el derecho social al trabajo (arto. 101), el régimen económico y social (arto. 118). Asimismo la justicia en materia tributaria (arto. 239) contenida en el régimen financiero del Estado. En cuanto a la libertad, en el apartado de los derechos individuales se garantizan diversidad de sus variantes como la acción, locomoción, emisión del pensamiento, industria, entre otros. La igualdad además de establecerse como tal acompañada de la libertad en el articulo 4, también se encuentra en materia laboral (arto. 102.3). En conclusión, el principio que mas peso tiene en la Constitución es la libertad tanto civil protegiendo los intereses sociales, como específicamente aplicada al mercado y al ámbito económico, beneficiando así a un sector poblacional con gran influencia política.

Finalmente, es necesario recalcar que para que los principios axiológicos del derecho, y en general de toda disciplina científica logren desarrollarse como valores en una sociedad determinada, se requiere de un proceso largo, fundamentado en la enseñanza de la moral y de la ética en las los centros educativos, complementado con la instrucción familiar; para lograr que se incluyan en su voluntad, es decir, que se vuelvan parte de la convicción humana , de hacerlos habituales mediante la costumbre. Tomando en cuenta lo anterior, la posición mas favorecedora para garantizar una vida conforme a los principios, es una corriente tanto filosófica como política, que logre concentrar los 3 principios desarrollados, junto con sus subsidiarios en un marco de gobierno central, que favorezca a todos los sectores por igual, por lo que la igualdad debe de ser el principio con mas peso. Por lo que la postura más conveniente seria el bien común con tendencia igualitaria.

García Máynez, Eduardo, Introducción al Estudio del Derecho, (vigesimoséptima edición; 1977, México: Editorial Porrua, S.A.)

Pacheco, Máximo, Introducción al Derecho, (primera edición; Chile: Editorial Jurídica de Chile.)
Diccionario Jurídico del autor Manuel Ossorio, Editorial Heliasta.